Cacerolada a las puertas del CEIPSO Tirso de Molina contra la masificación y ante la incertidumbre sobre el ciclo de secundaria

Cartel caceroladaEl viernes 1 de diciembre, a las 16 horas, las familias reivindicaremos los derechos educativos de nuestros hijos. Secundaremos la cacerolada de protesta en la puerta de los colegios e institutos convocada por la Plataforma de Defensa de Centros Educativos de Calidad de Madrid, tal como aprobó la última asamblea.

Diversos colegios de Madrid, realizarán este viernes caceroladas simultáneas con el fin de visibilizar la falta de inversiones en infraestructuras educativas (nuevas y ampliaciones).

En el caso del AMPA del CEIPSO Tirso de Molina, su reivindicación es doble:

  • Basta ya de masificación sin ampliación del espacio ni mejora de las inversiones. Es imprescindible la construcción de nuevos centros de primaria en el distrito
  • Por la construcción de un tercer y cuarto IES en la zona este del distrito de Arganzuela, que asegure las plazas de secundaria necesarias, y la igualdad en las condiciones de acceso de los alumnos del Tirso de Molina con el resto de alumnos/as del distrito y de la ciudad.

Acabar con la masificación por falta de previsión e inversiones. Año tras año se incrementan las peticiones de plaza en educación infantil, debido al crecimiento natural del barrio y la llegada de nuevas familias. La única “solución” que imponen a los centros y las familias es la masificación de los colegios y el aumento de ratios al límite legal.

El Tirso de Molina ya amplió sus aulas de infantil en 2009, restando cientos de metros al patio, para pasar a ser línea 4 (cuatro aulas por curso), y en los últimos años somos línea 5. Este incremento de alumnos, sostenido en el tiempo, ha obligado este año a tener que trasladar un aula de infantil al edificio de primaria, implicando traslados diarios de un edificio a otro. Y un nivel completo, 4º de primaria (4 clases de 11 años), ha sido trasladado al edificio de secundaria, del que nos separa una calle con tráfico rodado que deben cruzar varias veces al día, compartiendo espacio con el alumnado de secundaria (de 13 a 16 años), con distintos horarios y organización lectiva.

Espacios comunes imprescindibles como el gimnasio (compartido hoy por alumnado de primaria y secundaria), la sala de informática, el salón de actos, los patios o el comedor (tres turnos de comida) están claramente saturados. Estos espacios son también espacios educativos y de aprendizaje como comunidad educativa cuyo uso se ve limitado por la concurrencia de actividades y la falta de espacios alternativos. Se construyeron pensando en dar servicio a 3 aulas por curso y en la actualidad han de acoger a todas las líneas masificadas del centro.

Las actividades extraescolares organizadas desde el AMPA, que además de su componente educativo y deportivo, implican una fórmula necesaria para la conciliación de la mayoría de las familias, también se ven limitadas por la falta de espacios que implica la masificación del centro. En la actualidad hay lista de espera en todas las actividades, y no es posible ofrecer nuevos grupos y plazas.

Para garantizar que las familias del barrio pudieran escolarizar a sus hijos el próximo curso en sus centros públicos de referencia, estimamos que harían falta 8 líneas nuevas, que podrían tener cabida en 2 nuevos colegios grandes, y sin embargo no parece que haya una previsión realista de nuevas construcciones educativas de titularidad y gestión pública que cubran esta demanda prevista. (Proyecto-Presupuestos CAM 2018 tan sólo prevé 2M€ para un nuevo CEIP en Arganzuela).

Las plazas de Educación Secundaria en el barrio, asignatura pendiente año tras año

Arganzuela, con 152.000 habitantes, tan solo cuenta 2 institutos en el distrito con unas 1.300 plazas de ESO. Los dos institutos están en el oeste del distrito y los dos son bilingües.

La construcción de nuevos Institutos en nuestro distrito, especialmente en la zona este, es justa e imprescindible para atender la demanda de los colegios situados en los barrios de Delicias, Legazpi y Méndez Álvaro.

Además de la falta de institutos en esta zona, la norma para adscribir institutos bilingües penaliza a los colegios no bilingües, ya que desde los colegios no bilingües solo se pueden pedir las plazas en el segundo plazo de solicitud, cuando ya han elegido plaza los colegios bilingües.

Este proceso de adscripción actual ha mermado mucho las posibilidades de las familias para elegir el instituto en el que quieren que estudien sus hijos y les ha obligado, en muchos casos, a desplazarse a otros centros escolares fuera del distrito.

La Comunidad de Madrid, en su proyecto de presupuestos tiene prevista la construcción de un tercer Instituto en Arganzuela, situado en la zona de Méndez Álvaro, calle Jacaranda, cuyo presupuesto 2017 era de 500.000€ y Proyecto de presupuesto 2018 – 4.400.000€.

Como familias implicadas exigimos a la Comunidad de Madrid mayor información y transparencia en relación a este proyecto de construcción de tercer instituto: ¿Se va a ejecutar la inversión prevista?, ¿Cuándo, es decir, qué plazos de construcción y puesta en marcha contemplan?, ¿Será una construcción por fases?, ¿Cómo será la adscripción al mismo?, ¿Se mantendrá la etapa de Secundaria en el Tirso de Molina durante su construcción?, ¿Y después?

Y sobre todo nos preguntamos: ¿Cubrirá el tercer instituto toda la demanda de plazas en educación secundaria pública de las familias de la zona este del distrito que así lo deseen?

Según la información publicada por la Comunidad de Madrid y medios hasta la fecha, este instituto tendrá su cupo completo nada más comenzar. Los grupos de sexto de primaria de dos colegios de la zona, Plácido Domingo y Tirso de Molina, son más que suficientes para ocupar todas las nuevas plazas previstas. Por esta razón, reivindicamos que las administraciones comiencen a planificar ya un segundo instituto en esta zona del distrito.

Por último, los barrios de Delicias y Legazpi van a necesitar nuevos colegios de primaria en los próximos años. Los colegios existentes están sobresaturados y no pueden asumir nuevos incrementos de aulas ni nuevos aumentos de ratios. En el futuro, la demanda va seguir creciendo por la construcción de nuevos pisos, y la demanda va a ser muy superior.

Recordamos que los únicos terrenos dotacionales con los que cuenta el distrito para construir centros educativos son las parcelas de ADIF junto a la estación de las Delicias. Por ello pedimos a las diferentes administraciones que acuerden de una vez por todas, destinar esos terrenos para el uso que están previstos y que el barrio tanto necesita.